jueves, 14 de diciembre de 2006

Abandonados

Hechos 27:13 "Y soplando una brisa del sur, pareciéndoles que ya tenían lo que deseaban, levaron anclas e iban costeando Creta. Pero no mucho despues dio contra la nave un viento huracanado llamado Euroclidón. Y siendo arrebatada la nave, y no pudiendo poner proa al viento, nos abandonamos a él y nos dejamos llevar."
"Impresionados por una cultura globalizada de consumismo, los cambios tecnológicos y una angustia postmoderna, puede ser dificil para nosotros convertirnos en parte de algo que no es para nuestro beneficio.
Estamos afanosos por enfrentar los desafíos e inconvenientes personales y tan preocupados por nuestro confort, que abandonarnos a la adoración puede parecer ridículo. Aún asi, el coro de una verdadera alabanza es una vida que lo abandona todo. No se trata de lo que hay en ella para "nosotros", sino de quebrarse y humillarse delante del Rey de la eternidad, mientras dejamos nuestras vidas y obligaciones en sus brazos.
El viaje a la alabanza es una busqueda para descubrir a Dios en su Palabra durante toda la vida y para verlo obrar en nuestra existencia diaria y en el mundo que nos rodea. Si no nos damos cuenta de esto, la adoración puede volverse una comodidad o puede ser usada como un medio para un fín. Esto crea una presión siempre en aumento dentro de la iglesia local al ver la alabanza como algo que se usa para diferentes propuestas: una herramienta de crecimiento para la iglesia; un recurso evangelico; un mecanismo para producir cierto tipo de atmosfera; una preparación para la predicación de la Palabra; una fuente de entradas a través de publicidades y grabaciones; y la lista no terminaría nunca...
Pareciera que estamos al borde de crear una cultura en la iglesia en la cual lo estético y entretenido se convierten en el paso previo a una gran experiencia de adoración.
Estamos evaluando la efectividad de la alabanza por la respuesta de la gente. Pintamos un cuadro de Dios como un Ser que esta allí para nuestro beneficio, y vemos la alabanza como desiganada para reforzar nuestro egoísmo basico, el cual se encuentra enmascarado bajo el título "la satisfacción de nuestras necesidades"." (Fragmento extraído de "La adoración que Dios esta esperando", por David Ruis, Editorial Vida)
Este pasaje, el Señor me lo dió hace días y fue algo que me quedó dando vueltas en la cabeza y el corazón. Inquietado por el Espíritu Santo, doy apertura a este espacio con la definición mas corta y profunda que he encontrado para adoración: ABANDONO.
ABANDONO a NO escuchar las sutiles palabras el que el Espíritu susurra a nuestro oído y a nuestro corazón (..Y soplando una brisa del sur...)
ABANDONO a la satisfacción de nuestros propios deseos (..."pareciendoles que ya tenían lo que deseaban...").
ABANDONO a hacer todo por nuestras fuerzas y siempre costear todo tipo de posibilidades humanas, sin dejar de lado el manual del ministro exitoso (...e iban costeando Creta...).
ABANDONO.
Simplemente ABANDONO de nosotros mismos por EL. Tarde o temprano Dios nos arrebata los controles de nuestra nave y no queda otra que abandonarse a él y dejarse llevar. Siempre queremos saber todos los detalles, pero El no se maneja de esa forma. El Señor llama y busca obediencia aunque no sepamos donde es que tenemos que ir. Que mayor adoración que una obediencia incondicional al susurro del Espíritu Santo.
Si eres una adorador que adora en Espíritu y en Verdad eres de los que se ABANDONAN, y eres de los que Dios esta buscando para que le adoren.
La adoración no es un instrumento, no es un medio de transporte, no es la clave para conseguir lo que queramos de "Tata Dios" sino que es lo que brota verdaderamente del corazón. Puedes ponerle rima, puedes ponerle música, color o baile, talvez no puedes decorarla con nada, también vale, porque lo que importa es que sea lo que brote de tu corazón en Espíritu y en Verdad.
---

1 comentario:

ROMNI BLANCO dijo...

Muchas gracias por enviarme esta meditación, Dios te rebendiga mucho mi hermano, tambien lei los poemas que tienes y me gustaron, sigue adelante no desmayes. tambien creo que la verdadera adoracion es obediencia solamente hoy han comercializado la alabanza hay mucha mercaderia, pero Dios te ha puesto como poeta para que muchas de tus letras sirvan de edificacion para el cuerpo de CRISTO.
ROMNI BLANCO